Storytelling
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

¿Qué es storytelling?

Lo importante no es qué es (te  lo resumo en una frase: storytellinges el arte de contar historias) sino cómo debes usarlo en la página «sobre mí» para conectar con tu cliente potencial.

¿Te acuerdas de cuando eras pequeño y el maestro de historia te metía un rollo patatero? ¿Qué pasaba?

Lo más probable es que le miraras, haciendo ver que le escuchabas, mientras tu mente abandonaba tu cuerpo y exploraba otros mundos.

¿Pero qué ocurría cuando tu abuela se sentaba a los pies de tu cama y te contaba un cuento?

Seguro que la escuchabas con los ojos muy abiertos y no te perdías detalle.

Raro, ¿no? Los hechos históricos contienen más odio, crímenes, traiciones y amor que las mejores novelas de intriga y aventuras; la realidad supera siempre la ficción.  

¿Qué ocurre?  ¿Por qué los relatos del profesor de historia nos aborrecen hasta el infinito, y nos dejan indiferentes, mientras que los cuentos nos mantienen con el alma en vilo y nos entusiasman?

La clave está en la manera de presentar las historias; apuesto a que si un profesor de historia hiciera la clase alrededor de una fogata y usara storytelling para impartir la asignatura, sería una de las más demandadas.  

Nuestro cerebro está preparado para escuchar historias, disfrutarlas y conectar con ellas, porque llevamos contándolas desde tiempos inmemorables; forman parte de la humanidad y están presentes en todas las culturas.

Hoy te enseñaré cómo usar storytelling (tu historia personal) en la página «sobre mí» para que conectes con tus clientes potenciales y vendas.

Storytelling en la página «sobre mí»

La página de «sobre mí» es una de las más complicadas de redactar. 

Casi tanto o más que andar por la cuerda floja: debes mantener el equilibrio en su justa medida para alcanzar el objetivo sin espachurrarte contra el suelo.

Trasladado a la página sobre mí sería:

  • saber qué decir y cómo decirlo (mantener el equilibrio)
  • para no meter la pata con el cliente potencial (espachurrarte contra el suelo)
  • y lograr que empatice y confíe en ti (alcanzar el objetivo).

En definitiva, escribir para convencer a los tres cerebros: el cerebro reptil, el sistema límbico y el neocórtex. 

Es una página incómoda porque…

¿Qué puedes decir de ti mismo como profesional sin parecer un egocéntrico engreído?

¿Y si cuentas tu vida personal? ¿A quién le importa que quieres matar a tu gato cada vez que vomita bolas de pelo sobre tu alfombra persa?

Tengo una buena noticia.

Con storytelling puedes contar lo que te dé la gana y crear un vínculo emocional con el lector; paso previo e imprescindible a la compra.

¿No me crees? ¿No te imaginas que tu historia pueda emocionar a nadie?

Ok. Admito que el vómito de gato supone un reto, aun usando storytelling, pero no es imposible.

Te pondré un ejemplo.

Un viejo, viudo y amargado, huye para no entrar en una residencia de la tercera edad y, en su escapada, pone en peligro la vida de un niño al que secuestra de forma involuntaria.

Contado así parece una historia triste o monstruosa.

Pero en manos de unos genios en storytelling se convierte en un éxito taquillero y una de mis películas de animación favoritas: Up.

Tu historia puede conectar con el lector y tu historia puede vender; aunque hable de un gato que regurgita bolas de pelo.

Logra que tu historia refleje el problema de tu cliente potencial, haz que tu historia sea su historia. Toca las teclas secretas que abren las puertas de la confianza y las ventas: la emoción y la empatía.

Internet está repleto de sitios web que venden productos y servicios similares a los tuyos. Considera la página «sobre mí» como una oportunidad para construir la relación con tus posibles clientes.

  • No escribas como un robot, de forma aburrida e impersonal.
  • Sé creativo, diviértete contando tu historia y muestra la personalidad que se esconde detrás de tú negocio.

Nota: Imposible gustar a todo el mundo. No te esfuerces para impresionar. Sé tu mismo; las personas a las que les gustes confiarán en ti y si confían en ti comprarán.

3 Consejos que los gurús del storytelling te darían (si escribieran en este blog)

UNO:  EMOCIONA PARA QUE CONFÍEN EN TI

Antes de la revolución de internet, las ventas se hacían cara a cara. Tratabas directamente con el vendedor, observabas su comportamiento y escuchabas su tono de voz antes de decidirte a comprar.

Si te sentías cómodo y te causaba buena impresión, comprabas. Si no te convencía, te ibas.

Hoy en día gran parte de los negocios se realizan online, sin interacción personal y para vender debes comunicar a través de los textos de tu web.

Y qué mejor forma de hacerlo que a través de una historia que genere confianza.

Aunque ningún cliente empatizará contigo, o confiará en ti, si antes no experimenta alguna emoción.

Puede ser enfado, felicidad, disgusto, tristeza, miedo o sorpresa (las 6 emociones básicas).

Cada nuevo cliente es una persona a la que has emocionado.
Cada cliente que regresa a tu negocio es una persona cuya confianza continúas teniendo.

DOS: NO SEAS EL PROTAGONISTA DE TU HISTORIA

¿Cómo no voy a ser yo el protagonista si se trata de la página «sobre mí»?

Nadie dice que no hables sobre ti, pero:

  • El heroe de tu historia es tu cliente potencial.
  • Tu papel es el de guía.
  • Y tu historia la herramienta que usas para hacerle de espejo, mostrar su problema e indicarle la solución.

Abajo, el anuncio que fue galardonado en el año 2012 en el festival de la creatividad que se celebra en Canes.

The Guardian usa la fábula de los tres cerditos (modernizada) como hilo conductor para conectar con las emociones de sus clientes potenciales; ¿nunca te habías planteado si era ético o moral que los cerditos se cargaran al lobo para protegerse? Yo sí.

A través de la historia, y casi sin que te des cuenta, se muestran las distintas plataformas con las que el periódico opera.

Sí, la excusa es el crimen cometido por los tres cerditos, pero con la historia se mantiene a a los lectores (clientes) como protagonistas; comentan, dan su opinión, se involucran con la noticia…

Y por si alguien no se identifica con el crimen del lobo (hervido vivo), el anuncio liga magistralmente el asesinato con los bancos y las hipotecas. ¿Hay alguien a quién no le toque de cerca ese tema?

En el storytelling de The Guardian (casi) todos somos protagonistas.

TRES: ESTRUCTURA LA HISTORIA, HAZLA SIMPLE Y QUE TENGA UN PROPÓSITO

1. Piensa quién es tu cliente ideal o protagonista de la historia.

2. Determina qué problema tiene y conviertete en su guía.

3. Muéstrale el camino hacia la solución a través de tu historia personal.

No te compliques la vida. La estructura es sencilla:

  • Protagonista (tu cliente, que tiene un problema).
  • Problema (al que te has enfrentado tú).
  • Guía (tú con tu historia).
  • Plan (el que seguiste para superar un obstáculo, el mismo al que se enfrenta tu cliente potencial).
  • La acción que tomaste para superar el problema.
  • Éxito (o solución) que experimentaste.

Si te fijas, verás que es la estructura de muchos anuncios publicitarios que cuentan historias con un fuerte componente emocional.

El objetivo: crear empatía, confianza y un recuerdo en la mente de los clientes potenciales para que terminen comprando. No des demasiada información. La justa para que el lector entienda qué quieres transmitir; al cerebro no le apetece invertir energía descifrando mensajes.

Una forma de asegurarte de que tu historia es fácil de seguir y entender: dásela a un amigo o familiar que no sepa de qué va para que la lea. Observa su expresión y averigua si al terminar tiene preguntas.

¿Qué consigues con storytelling?

PRIMERO: Diferenciarte de tu competencia (al diferenciarte ya no tienes competencia).

Con una historia personal bien elaborada es imposible que aburras al lector y das un mensaje de marketing original y único.

El valor de una empresa o de un profesional no son solo los conocimientos, sino también su experiencia, y la combinación de ambas es única e intransferible. Con tu historia, la página «sobre mí» deja de ser un CV y permite que tus clientes potenciales perciban tus productos o servicios con mucho más valor.

Evita las exageraciones y los superlativos para no parecer pretencioso. Y si presentas hechos, o describes beneficios, aporta cifras siempre que puedas, para que no parezca que te lo estás inventando.

SEGUNDO: Expresar los valores de tu empresa.

Las personas queremos conectar con otras personas; aunque parece que lo olvidamos, u obviamos, al escribir nuestra página «sobre mí».

Tú, ¿con qué tipo de personas conectas? Con las que te sientes identificado, por supuesto. Con las que tienes aficiones y gustos en común. Pero sobre todo, con las que compartes valores.

¿Qué le dirías a alguien con el que deseas entablar una relación de confianza?

«Hola, soy Pepito. Llevo 15 años trabajando de copywriter. Estoy casado, tengo 3 hijos pequeños (un niño y dos niñas) y me chifla ir al cine».

Pues muy bien. Por mí como si tienes 3 hijos hermafroditas y miras pelis de videoclub (Netflix para los más jóvenes). ¿Qué me estás transmitiendo? ¿Cuáles son tus valores? ¿Qué confianza me das?  

Con esta descripción lo que me llega sobre ti es que eres un soso sin ningún tipo de interés. Y nada más lejos de la realidad.

Todos, absolutamente todos, tenemos historias maravillosas que contar y es una forma excelente de expresar nuestra manera particular de ver y entender la vida; la cual se extiende a nuestro negocio.

Aprovecha tu historia para reflejar tus valores y los de tu marca. Los valores crean lazos emocionales con el cliente potencial y son uno de los mejores incentivos para animarles a comprar.

Por ejemplo, si parte de los beneficios de tu negocio van destinados a una ONG contra el maltrato animal, porque tu primera mascota fue un perrito que encontraste herido y abandonado en la calle cuando tenías 9 años: CUÉNTALO. Al hacerlo transmites tu compromiso y solidaridad; y por extensión, el de tu empresa.

Considera qué emociones quieres que tus visitantes sientan al leer tu historia y procura que estén alineadas con tus valores. ¿Deseas inspirarles? ¿Hacerles sentir el poder del amor?  ¿Hacerles valorar la amistad?

Conecta con tus lectores a un nivel profundo, atrae a los clientes que resuenan contigo o ventila los que están en otra onda; haz que tu historia tenga alma y transmita.

Qué debes EVITAR al usar storytelling (en la página «sobre mí» y en general)

  • El lenguaje florido. Suena artificial, falso y espanta a los clientes.

  • Recurrir a las exageraciones (hipérboles) para destacar tus virtudes o los beneficios de tu producto o servicio. Ejemplo: escribo tan bien que mis textos provocan orgasmos (si ahora mismo estás orgasmando no se debe a la lectura de mis graciosos y elaborados textos; consulta con tu farmacéutico).
  • Ser artificial. La honestidad vende y fideliza y aparentar algo que no eres tarde o temprano se acaba notando. No temas a ser vulnerable si te expones. Se percibe como una virtud positiva porque muestra el lado humano de tu negocio.

  • Los rodeos. Cuando antes vayas al grano, antes atraparás la atención de tu lector.

  • Ser inespecífico. Aportar detalles es mejor que usar afirmaciones imprecisas o genéricas para sonar bien, puede parecer que no son verdad.

  • El aburrimiento. Sé interesante. A nadie le interesa leer un CV. Son geniales para encontrar un trabajo pero recuerda que tú lo que quieres son clientes; el empleo ya lo tienes.

  • Escribir en tercera persona. Todo el mundo sabe que la página «sobre mí» está escrita por ti; o al menos aprobada por ti. Usa primera persona del singular (yo) o del plural (nosotros) si trabajas en equipo.

  • Expresarte como si no tuvieras cara a cara a la persona que te lee. Un tono amable es más agradable, atractivo y convincente que un lenguaje corporativo distante e impersonal. No digas «ofrezco a mis clientes» o «ayudo a…». Di «te ofrezco» o «te ayudo a…».

  • Ser desapasionado al escribir sobre tu negocio. No hay nada de malo en dejar aflorar tu personalidad; no temas parecer informal o humorístico. Los textos serios son tediosos y bajan la energía. Los textos entusiastas resucitan hasta los muertos (el problema es que los difuntos no leen).

Tip: Si careces de datos, cifras o testimonios (porque estás empezando) a la que los tengas no olvides repasar tu página «sobre mí» y añádelos a tu historia.

STORYTELLING con anécdotas

Considera la página «sobre mí» de tu negocio digital como una oportunidad para establecer relación con tus posibles clientes. Una especie de Red Social donde puedes conectar con ellos.

Los visitantes  desean saber quién está detrás de la pantalla; no des solo mensajes corporativos.

Las anécdotas son una forma excelente de conectar y además, reflejan tu filosofía o la de tu compañía; sobre todo si tocan la fibra sensible.

¿Crees que no tienes ninguna anécdota personal para contar?

Te equivocas. No hace falta que sea nada espectacular.Por ejemplo, el porqué del nombre de tu marca o empresa (sobre todo si es raro); te sorprendería saber lo curiosa que es la gente.

¿Quién no ama una buena historia? Los mejores oradores públicos comunican contando historias personales.

Ay amigo, pero empezar una buena historia es complicado. El primer párrafo, la introducción, es lo que más cuesta; el resto sale solo (lo digo para animarte).

Mira, como quiero que apliques storytelling a tu página web, te indico trucos de copywriter para que tu tarea sea más llevadera y enganches al lector desde el principio:

  • Menciona algo interesante y/o impactante: «Al nacer pesé 6 kilos y 360 gramos. Era un bebé descomunal, el más grande que habían visto en la maternidad». Si puedes enlazarlo con tu producto o servicio, mejor «Marcó mi destino como dietista»

  • Empieza por el final: «Me he divorciado, 6 veces, y estoy a punto de pasar por la vicaría por séptima vez. Puedo decir que soy un abogado matrimonialista con mucha experiencia».

  • Comenta un hecho fortuito:  ¿a quién no le gustan esas carambolas de la vida en las que pasa algo totalmente improbable e imprevisible y obra una especie de milagro? «Quién me iba a decir que aquel tanga brasileño que le compré a mi abuela por error, el cual le provocó un infarto, me llevaría años más tarde a tener mi propia consulta de cardiología». 
      
  • Formula una pregunta: Esa que te hace todo el mundo cuando le cuentas a qué te dedicas o pronuncias el nombre de tu negocio. «¿Que cómo se me ocurrió meterme a sexador de pollos…?» o «¿Por qué el nombre de «Restaurante el Pollón»?»
    Nota: en Barcelona hay, o había, un restaurante con ese nombre: «El Pollón». La primera vez que lo vi, a parte de darme un ataque de risa, lo primero que pensé fue por qué le habían puesto ese nombre. Tiene una explicación. 

  • Deja con la miel en los labios: es una de las técnicas más explotadas en las series de TV; cuando termina un capítulo y te quedas con esa sensación de «¿Y ahora qué? Cuéntame más. No puedes dejarme así». Haz lo mismo. Empieza tu historia dejando al lector en suspense, ansioso por saber más. (No te pongo ningún ejemplo porque ya has experimentado qué es quedarse con la miel en los labios con el nombre del restaurante del punto anterior ¿Qué explicación hay detrás de «El Pollón»? Ja, ja,ja…)

  • Pon el dedo en la llaga: ¿por qué no empiezas tu historia con lo que más le duele a tu cliente potencial? Si has hecho tus deberes, sabrás qué le preocupa, sus puntos de dolor, y podrás conseguir que se identifique contigo y compre. Imagina que vendes peluquines y empiezas tu historia así: «A los 20 años me quedé calvo. No soportaba ser una bola de billar. ¿Sabes cómo me sentía?»

Y hasta aquí «los trucos del almendruco» para arrancar con storytelling  y conseguir mantener a tu audiencia leyendo hasta el final.

Última recomendación para dejar una página «sobre mí» espectacular con storytelling

No olvides poner tu foto junto a tu historia personal.

No tiene por qué ser la foto de un profesional, pero sí cumplir con unos mínimos requisitos.

Olga de Llera copywriter creativa
  • Que tu foto sea de calidad. Nada de imágenes en las que sales como si hubieras chupado un limón, borrosas o en las que se ve claramente que son un recorte de tu careto de una foto de grupo.
  • Que se vea tu cara. En  tu entorno laboral,  informal o posando. Pero nada de usar imágenes de tu cogote, buscar la originalidad retratando tus piernas mientras tomas el sol (o estás tumbado en la hamaca) o sacar la nariz desde detrás de un libro.
  • Ideal si apoya tu historia personal y  ayuda a tu cliente potencial sentir tu marca como parte de su tribu.

Por ejemplo, si vendes chaquetas de cuero para motociclistas, ¿con qué imagen crees que tu cliente potencial se sentirá más cercano a ti?

  1. Tú al lado de las chaquetas de tu tienda.
  2. Tú encima de una moto vistiendo una chaqueta de cuero de las que vendes.

No hace falta que responda, ¿no?

Tip: Una vez hayas terminado tu página «sobre mí», no olvides repasarla pasados unos meses (sobre todo si estás empezando con tu negocio); la perspectiva cambia con el tiempo y tal vez quieras retocar tu historia y adaptarla a tu nueva manera de ver la vida.

Creo que no me dejo nada.

En realidad, sí. Un detalle que quería guardar para el final.

¿Te mueres de ganas de saber el porqué del nombre del restaurante «El Pollón»?

El restaurante era de comida peruana y sospecho que en Perú «pollón» no tiene la misma connotación sexual que en Barcelona (pollón = miembro viril de tamaño considerable).

Misterio resuelto.

Comunica, seduce y copywriting.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Olga de Llera — Copywriter Web

Olga de Llera — Copywriter Web

Creadora del Método TMC

Transformo Sapos en Príncipes Azules. Páginas web aburridas, en marcas con personalidad que conectan con los clientes y venden gracias al copywriting.

¿Mi pócima secreta?

Contacta conmigo y te lo cuento.

Olga de Llera — Copywriter Web

Creadora del Método TMC

Transformo Sapos en Príncipes Azules. Páginas web aburridas, en marcas con personalidad que conectan con los clientes y venden gracias al copywriting.

¿Mi pócima secreta?

Contacta conmigo y te lo cuento.

2 comentarios en “STORYTELLING: qué pasa al contar tu historia en la «página sobre mí»”

    • Ja, ja,ja… ¡Gracias,Teresa! De momento no está a la venta, pero cuando lo esté serás la primera en saberlo 😉

      ¡Un barazo!

Deja un comentario

¿Deseas usar el poder de las palabras?

Recibe GRATIS, cada semana, trucos para tu negocio digital.

copywriting . marketing digital . neuroventas

¿Deseas usar el poder de las palabras?

Recibe GRATIS, cada semana, trucos para tu negocio digital.

copywriting . marketing digital . neuroventas

Usa el poder de las palabras

Recibe GRATIS, cada semana, trucos para tu negocio digital.

copywriting . marketing digital . neuroventas

Copywriting para páginas web

Todos necesitamos magia de vez en cuando ¿no?

Encuentra en mi web palabras exactas , textos con sentimiento y comunicación con valores para tu negocio.

Lo peor que puede pasarte es que vendas ;)

Copywriting para páginas web

Todos necesitamos magia de vez en cuando ¿no?

Encuentra en mi web palabras exactas , textos con sentimiento y comunicación con valores para tu negocio.

Lo peor que puede pasarte es que vendas ;)

¿Qué buscas?

Copywriting para páginas web

Todos necesitamos magia de vez en cuando ¿no?

Encuentra en mi web palabras exactas , textos con sentimiento y comunicación con valores para tu negocio.

Lo peor que puede pasarte es que vendas ;)

¿Qué buscas?

GRATIS

eBOOK para emprendedores

El toque mágico que le falta a los textos de tu página web

[💡 incluye ejercicios prácticos]