Mujeres emprendedoras
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

¿Qué mente privilegiada puede unir marketing, mujeres y coaching?

Para esta semana tenía pensado otro post, pero como «la vida es aquello que te sucede mientras estás ocupado con otros planes» (según John Lennon) en mi camino se cruzó Bárbara Centeno: mentora para emprendedoras del coaching online.

Nos conocimos a través de LinkedIn y enseguida congeniamos.

Es entusiasta, apasionada de su trabajo y muy geek. Con esa combinación no podía dejar pasar la oportunidad de entrevistarla.

Marketing, mujeres y coaching:

Cuando tienes nociones de marketing, lo primero que sabes es que aunque tu producto sea para todo el mundo, no puedes vendérselo a todo el mundo.

Que me lo digan a mí…

De cada 100 páginas web que visito, una (dos siendo generosa) tiene textos persuasivos (hay algunas webs en las que se ve que han puesto voluntad e intención pero se han quedado a medias) y tengo que morderme la lengua.

Porque aunque descubras que hay  personas que necesitan tus servicios o productos «como el aire que respiran», tus únicos y verdaderos clientes potenciales son solo aquellos que saben que deben respirar (los que saben que tienen un problema).

Los que NO te contemplan como una opción mueren ahogados y después se preguntan por qué (ni se han enterado de que tenían un problema).

Debes vender a los que tienen un problema, saben que tienen un problema y lo más importante: quieren solucionar el problema.

Eh, y la cosa no acaba ahí.

Cuando ya tienes una lista de clientes potenciales cianóticos perdidos (lo que vulgarmente se conoce como “que les falta el aire”) los cuales desean respirar gracias a tus productos o servicios, debes elegir a los que les harás «el boca a boca».

En el caso de Bárbara, ella decidió dar un soplo de aire fresco a las mujeres (lo siento, chicos) emprendedoras que trabajan en el mundo del coaching.

Y creo que acertó de lleno, porque nadie como ella para empatizar con sus clientas; mi entrevistada es mujer, emprendedora y coach.

Pero… ¿cómo se le ocurrió añadir el marketing a la ecuación mujeres y coaching?

Nada como ser lista y observadora. Bárbara pronto se dio cuenta de que había un desfase entre el mundo de las ventas y el mundo de las coaches.

Marketing para emprendedoras

Arriba, una de esas personas con el agua hasta el cuello (ahogándose) y sin darse cuenta del problema de su negocio.

Chicas, fuera complejos:

Un aplauso para Bárbara.

No solo por ser mujer (todas nos merecemos un aplauso por serlo; tenemos que aguantar y oír cada burrada…) sino por ayudar a otras mujeres a superar sus creencias y limitaciones.

Esos malditos bloqueos mentales que nos impiden crecer y recorrer a gusto nuestro camino de emprendimiento.

Bárbara sabe, por experiencia, que un viaje de crecimiento personal se hace más llevadero en compañía.

Y también sabe que si no se aprende a vender difícilmente se cosecha el éxito profesional.

Durante la entrevista me confesó que se ha especializado en coaching para mujeres porque es una feminista convencida y porque las emprendedoras (en femenino) tienen unas problemáticas muy específicas:

  • Menos acceso a financiación.
  • Dificultades con el networking.
  • Prejuicios educacionales.
  • Estereotipos de género.
  • Síndrome de la impostora
  • Y un largo etc.

Por eso sus programas de mentoría y coaching ayudan a las mujeres a ser mejores en su trabajo y también las animan a ser más visibles frente a sus clientes potenciales.

Bienvenida a la vida que quieres:

Bárbara tiene una frase en su web que me encanta:  “Bienvenida a la vida que quieres”. Pero ¿qué vida quieren las mujeres?

En la entrevista me contó que se trata de una frase pensada para no acotar, porque cada emprendedora tiene objetivos distintos y no todas quieren el mismo tipo de vida.

Hay emprendedoras que desean crecer y facturar más, algunas buscan la conciliación laboral y familiar, otras desean más tiempo libre para dedicarse a ellas mismas o al ocio…

Aunque todas tienen algo en común: quieren tomar las riendas de su vida y llevar su negocio a su manera.

Esa vida que desean se define a través de objetivos (estrategia de marketing) y estos se logran trabajando las creencias limitantes (coaching).

Los resultados no llegan por arte de magia, está claro. Se trata de un proceso gradual en el que se van consiguiendo hitos hasta llegar a la vida soñada.

Pero como en todas las historias, hay un villano.

En la foto de arriba, el villano disfrazado, intentando pasar desapercibido.

Las creencias respecto al dinero, el sentimiento de falta de merecimiento y la baja autoestima se presentan camufladas bajo dos disfraces:

  1. Por un lado el miedo a vender, que puede parecer ridículo pero eso no evita que nuestra vocecita interior nos susurre que no somos lo bastante buenas para hacerlo.  
  2. Por otro lado el  temor que nuestro negocio crezca y alcance objetivos más ambiciosos; de nuevo la dichosa vocecita saboteando el éxito.

Otro freno para las mujeres es la absurda creencia de que somos peores que los hombres con la tecnología.

No es verdad.

El lema de Bárbara es: si yo puedo, tú también.

Emprender online es complicado y si no te llevas bien con la tecnología, más.

El apoyo con las herramientas digitales es una de las características que diferencian el coaching de Bárbara; sus clientas pueden asaltarla con (casi) cualquier duda sobre RRSS, páginas web o email y ella las resuelve en un plis plas.

Está muy bien delegar, pero cuando estamos empezando también está muy bien que podamos hacer cosas por nosotras mismas. Que no sea una barrera.

Bárbara Centeno

¿Y el copywriting qué?

El copywriting es el talón de Aquiles en la mayoría de negocios digitales.

Así que sacar el tema a colación en una entrevista sobre emprendedoras digitales era inevitable.

Me interesaba saber la opinión de Bárbara, ya que el copy es una pieza clave en la estrategia de marketing y ventas.

Me confirmó lo que yo ya sospechaba: que en el sector del coaching se emplea mucha jerga: proceso, acompañamiento, anclaje… y que el cliente no tiene por qué entenderla.

Se habla poco de beneficios y los mensajes suelen ser bastante inespecíficos.

Las emprendedoras, ya sea por falta de tiempo, de recursos o por desconocimiento (lo más habitual) acaban usando textos que no siguen las reglas más básicas del copywriting.

Por ejemplo, uno de los fallos más habituales se comete en la sección «sobre mí». Se cae en el error de pensar que es una página destinada a hablar sobre una misma y nada más lejos de la realidad; no se trata de estampar tu CV.

Pero no quiero desvelarte nada más. Si estás interesada en los detalles, puedes ver la entrevista completa en mi canal de You Tube.

No soy Oprah Winfrey, así que paciencia y a disfrutar de las explicaciones de Bárbara.

No olvides suscribirte al canal.

Escribe, seduce y copywriting.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Olga de Llera [ Copywriter ]

Cuando me preguntan a qué me dedico respondo que: «transformo creatividad en textos que venden».

Algunos se ríen, pero solo hasta que ven los resultados.

¿Te apetece que escriba tu historia de éxito?

Olga de Llera [ Copywriter ]

Olga de Llera [ Copywriter ]

Cuando me preguntan a qué me dedico respondo que: «transformo creatividad en textos que venden».

Algunos se ríen, pero solo hasta que ven los resultados.

¿Te apetece que escriba tu historia de éxito?

2 comentarios en “Marketing y coaching para mujeres emprendedoras”

  1. Gracias Olga por este maravilloso artículo! Conviertes en oro todo lo que pasa por tus manos de copywriter jejeje.
    Animo muchísimo a que veáis la entrevista, os hará reflexionar sobre esos bloqueos que todas trabajamos a diario para superarlos y crecer con nuestro negocio 🙂

Deja un comentario

¿Deseas usar el poder de las palabras?

Recibe cada semana, de forma gratuita, los mejores trucos para tu negocio digital.

copywriting . marketing digital . neuroventas